Terapia con testosterona para la disfunción eréctil

Clasificación general

La disfunción eréctil es un mal que aqueja a hombres de cualquier edad. Si es cierto que en los adultos mayores a 40 años este padecimiento es más común debido a las condiciones físicas del cuerpo y los organismos, también es cierto que una predisposición genética por herencia o ciertos hábitos alimenticios o tóxicos podrían llevar a algunos individuos jóvenes a padecer este tipo de trastorno.

Claramente la disfunción eréctil es un mal no deseado por ningún hombre, pero aun así se da afectando no solo su vida sexual, en ocasiones el problema trasciende a nivel emociona y psicológico, e incluso genera comportamientos y actitudes que de otra forma no se harían presente.

En cuanto a la testosterona y su relación directa con la disfunción eréctil, hay que destacar que esta es la principal hormona masculina. Esta hormona se produce por los testículos, y es la principal hormona masculina porque es la que otorga las características sexuales masculinas.

Relación entre testosterona y buena función eréctil

La testosterona tiene un papel protagónico en el mantenimiento de la masa ósea y muscular, también produce la sensación de bienestar y además es la que produce también la función sexual en el hombre.

Un dato importante es que la testosterona disminuye su nivel fisiológico naturalmente desde los treinta años en adelante, cuando comienza a decrecer junto con el avance de la edad. Sumado a la edad existen otros factores que influyen en el decrecimiento de la hormona, como por ejemplo el estrés, las enfermedades crónicas, la obesidad, las enfermedades inflamatorias, entre otros.

Ahora bien existen una serie de síntomas que se experimentan a medida que se disminuye la producción de testosteronas, entre ellos están los síntomas físicos como la disminución de la masa muscular, la anemia o reducción del vello corporal. También están los síntomas psicológicos como la disminución de energía o trastornos como depresión. Pero los síntomas que son de interés en relación con la disfunción eréctil son los síntomas sexuales, estos son:

  • Disminución de la libido
  • Dificultad y menor intensidad en el orgasmo
  • Alteraciones de la función eréctil
  • Menor cantidad de fluido eyaculatorio

Estos síntomas a causa de la disminución de la testosterona nos permiten saber la importancia de esta hormona para el buen comportamiento sexual y por lo tanto por qué se toma en cuenta en algunos tipos de tratamientos para la disfunción eréctil.

Aumenta la testosterona disminuye la disfunción eréctil

Ya que se ha establecido la relación directa entre la testosterona y un buen funcionamiento sexual, es importante que se considere aumentar la testosterona para disminuir la disfunción eréctil.

Es importante aclarar acá que no se recomiendan tratamientos que prometen basarse en la testosterona, lo que se recomienda es estimular la producción de la misma para que así puedan llegarse a un normal funcionamiento del aparato sexual.

Para lograr esto en primer lugar hay que consumir un mineral muy importante por su efecto en la producción de esta hormona, y es el zinc.

Una baja ingesta de zinc disminuye la producción de testosterona, por lo tanto se recomienda consumir alimentos como pescados y carnes, así como los frijoles, el queso, la leche cruda. Estos alimentos por el alto porcentaje de zinc estimula la producción de testosterona y de esa manera podrás disfrutar de erecciones normales. No se trata de una dieta mágica, sino de un hábito que debes incluir para mejorar tu dieta diaria.

Un dato importante es que el exceso de cocción de los alimentos que contienen zinc reduce la cantidad de zinc que tu cuerpo puede extraer.

En segundo lugar es importante que aumentes los niveles de vitamina D. Lo primero que debes saber es que esta vitamina es una hormona esteroide cuyo desempeño es crucial para el crecimiento del núcleo de la célula esperma. Por lo tanto, el consumo de Vitamina D incrementará la calidad y la cantidad de semen.

Según un estudio científico los hombres que consumen suplementos de vitamina D durante un año presentan considerables mejoras en los niveles de testosterona, y esto quiere decir que disminuyeron las posibilidades de sufrir una disfunción eréctil.

De manera que la terapia con testosterona para la disfunción eréctil consiste en lograr el aumento en la producción de esta hormona mediante la ingesta de alimentos que proporcionen al organismo zinc y vitamina D.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *