Ejercicios para combatir la disfunción eréctil

Clasificación general

La disfunción eréctil es un problema que podría aquejar a cualquier hombre, sin importar edad. Aunque la relación entre la edad y el funcionamiento sexual es bien conocida y se sabe que ya después de los 40 años, debido a fallas del organismo y desgastes físicos, el hombre adulto puede padecer de la disfunción eréctil, también es conocido hoy en día que este trastorno sexual puede afectar también a hombres jóvenes.

La disfunción eréctil y la condición física

La disfunción eréctil no es un problema condicionado a la edad únicamente, los hábitos tóxicos influyen mucho en que se presente este tipo de trastorno sexual que causa impotencia para poder llevar a cabo el acto sexual.

El problema con los hábitos tóxicos es que causan consecuencias en el organismo que a su vez originan las fallas de éstos. Es por ello que mantener sano tu organismo, tener buenos hábitos de alimentación son algunas de las prácticas que disminuirán la posibilidad de que padezcas de disfunción eréctil, y si ya la padeces, entonces te ayudarán a tratar este trastorno para recuperar tu buen funcionamiento sexual.

Ejercicios que favorecen tu rendimiento sexual

Hay otro factor favorable, y son las rutinas de ejercicios, existen ejercicios que te ayudan a tratar la disfunción eréctil y evitarla. A continuación te presentaremos algunos de estos ejercicios que ayudan a combatir la disfunción eréctil:

En primer lugar están los ejercicios aeróbicos, estos son los que se conocen como cardios, ya que el objetivo que tienen este tipo de ejercicios es el de aumentar el ritmo cardiaco así como la respiración, manteniendo el aumento logrado durante la realización de la actividad.

Dentro de los ejercicios cardíacos pueden realizarse actividades como nadar, montar en bicicleta, correr, entre otros. En un gimnasio puedes usar la máquina de remo, la bicicleta estática o la elíptica.

Los ejercicios denominados de suelo también son ideales para combatir la disfunción eréctil ya que estos igualmente aumentan el ritmo cardíaco, haciendo a su vez que trabajen las musculaturas de piernas, pecho y hombros, que son usados durante la actividad sexual.

Es conveniente que si no tienes un hábito que incluye rutinas de ejercicios de este tipo, entonces comiences de forma gradual aumentando el nivel de dificultad a medida que vayas adaptándote. Lo importante es que comiences, si no sufres disfunción eréctil, estos ejercicios te ayudarán a evitarla, y si ya la sufres igualmente te ayudarán a combatirla.

Por otra parte los ejercicios que se usan para el entrenamiento de resistencia son otros grupos de ejercicios ideales para combatir la disfunción eréctil, debido a que estos mejoran la función endotelial reduciendo la presión sanguínea.

Estos son los ejercicios que se hacen con pesos, y al disminuir la presión sanguínea ayudan a lograr mejores erecciones. Esto ocurre porque el endotelio es una capa simple de células cuya función es la de recubrir la pared interna de los vasos sanguíneos, con ello dilatan los vasos y esto les ayuda a transportar más sangre, y por lo tanto facilita la erección.

No olvides los ejercicios psicológicos

Es importante que tomes en cuenta que la disfunción eréctil también puede ser causada por problemas psicológicos como el estrés, baja autoestima, o problemas a nivel laboral o familiar.

La razón por la que los problemas psicológicos afectan el funcionamiento sexual del hombre está en que estos factores psicológicos le dificultan al sistema nervioso hacer circular la sangre de forma correcta a través del organismo, por lo tanto el pene no recibe la cantidad de sangre necesaria para que pueda producirse una erección.

Por lo tanto es importante mantener una rutina de ejercicios psicológicos como la meditación, de manera que se pueda lograr un estado de relajamiento que favorezca al sistema nervioso.

Un ejercicio de este tipo consiste en acostarte en la cama, colocar música relajante, inhalar y exhalar despacio, despejar la mente de cualquier problema y tomar conciencia de tu respiración. Repetir este proceso por cinco minutos es ideal para tener control sobre tu cuerpo.

Así que haz de este conjunto de ejercicios un hábito diario, dedícale tiempo a los ejercicios cardiovasculares, haciendo aeróbicos, haz ejercicio de suelo, de resistencia con pesas, y también ejercicios de relajación, así podrás mantener un buen rendimiento sexual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *